• en
  • es

Refréscate en las maravillosas cascadas de El Nicho

Hoy quiero hablar de otra sorpresa que tuve viajando. Sorpresa en mayúsculas debo decir.

En este caso me encontraba al otro lado del atlántico, en Cuba más específicamente, mochileando con mi primo. La sorpresa no se trató ni de sus playas caribeñas kilométricas ni de las bonitas casas coloniales de sus ciudades, sino más bien de un parque natural llamado El Nicho.

En el caso que ya expliqué de Essaouira, me sorprendió mucho pero ya contaba en pasar por allí. En este caso la sorpresa fue aún mayor porqué no había oído hablar nunca de él, y cómo suele pasar, conocí la existencia del sitio hablando con locales por la calle que nos lo recomendaron encarecidamente.

El Nicho es un parque natural que se encuentra en la provincia de Cienfuegos, pero justo en el medio del triángulo que forman las tres ciudades de Cienfuegos, Trinidad y Santa Clara.

Es curioso porque las montañas dónde se halla este parque son propiedad del los militares y cómo tal, hay un control en la entrada donde te piden el pasaporte. Para entrar a una montaña, repito.

Una vez dentro te encuentras con un valle y el río Nicho bajando por él, creando multitud de afluentes y cascadas, con piscinas naturales por el camino.
Subiendo montaña arriba nos encontraremos una vistas increíbles de todo el valle y su vegetación. Estando allí arriba, vimos que no se podía subir más pero después de hablar un rato con uno de los vigilantes, nos dejó sacar la cabeza y nos encontramos con unas cuevas llenas de estalactitas a poco de la cima de la montaña y con el nacimiento del río Nicho arriba de la misma.

Para acabar decir que debido a que no es especialmente conocido estuvimos todo el día prácticamente solos. Sin escuchar nada ni a nadie. Si le sumamos que está permitido bañarse en las zonas con agua estancada o en pequeñas cascadas, y que esa agua fría de montaña te quita de golpe el calor provocado por el continuo sol cubano, es de necesidad echar un dia relajándose allí si se pasa por la zona.

Yo, cuando vuelva a Cuba, seguro repetiré.


Leave a Reply