• en
  • es

Entre ruinas romanas y la reserva La Camargue: Arles, más que Van Gogh

Durante nuestro viaje por carretera por Provenza, probablemente debido a los vivos colores de las pinturas de Van Gogh y a mi aprecio por este artista, tenía muchas ganas de visitar la ciudad de Arles, aunque a Jordi casi ni le sonaba. Con grata sorpresa hemos descubierto que esta ciudad no sólo fue el hogar de este gran pintor, sino también de muchas otras bellezas históricas, naturales y artísticas.

¡Arles desde arriba!

 
Si planeas pasar por la ciudad sólo un par de días, piénsatelo bien o programa ya el próximo viaje, porque hay mucho que ver en Arles, sin contar el parque nacional de La Camargue, que merece un fin de semana o incluso más por él solo.

 

 

    Por la ciudad de Arles

Dependiendo de lo que te guste y te interese, hay muchas maneras de explorar una ciudad como Arles.

Considerada como un museo al aire libre, definitivamente las ruinas romanas son el núcleo y protagonista de la ciudad. Con el teatro antiguo restaurado que todavía alberga espectáculos y eventos culturales, como las cercanas Arenas, construidas en el año 90 d.C., que a pesar de los años pasados sigue siendo hogar de combates de gladiadores y carreras de carros (por supuesto, ahora solo son representaciones) y el escenario de otras tradiciones arlesianas como las corridas de toros, durante el período de Pascua y en septiembre.

Para saber más sobre la evolución de la ciudad en la época romana, puede ayudarte una visita a Le Musée départemental Arles Antiques, donde se recogen los hallazgos de esa época y la reconstrucción de los monumentos. En particular, para nosotros fue realmente útil para tener una mejor idea de como era el antiguo foro, ya que hoy en día solo quedan los criptopórticos, es decir, galerías subterráneas bien conservadas, que eran la base del centro de la ciudad romana.

Una amplia parte de los monumentos forman parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO, entre ellos se encuentra la iglesia y claustro de San Trofeo construido durante el siglo XII, con la hermosa y bien conservada puerta de la catedral tallada en estilo románico como todas las esculturas decorativas del claustro. Nosotros lo encontramos realmente encantador. Además porque mientras estuvimos allí, en el claustro hubo una exposición interesante de una antigua tradición provenzal: los Santonniers, estatuas de barro que representan figuras de la natividad y también de personajes propios del territorio.

Visitando el Museo Réattu

 
Por supuesto, los sitios a descubrir son muchos más, como el Museo Réattu que cambia periódicamente de exposición y es acogido en una casa del siglo XV en la ribera del Ródano, y que como la Fundación Van Gogh, fue inaugurada hace apenas tres años. Cuando visitamos este museo, estaban exhibiendo obras sobre todo del artista arlesiano Jacques Réattu, combinadas con una exposición fotográfica en salas superiores. Tenemos que decir que nos gustó mucho más de lo esperado.

Iglesia de San Honorato

 
Después de la visita al museo, puedes pasar por los baños termales de Constantin que estan a su lado y también algo para no se puede perder, en mi opinión, es la iglesia de San Honorato, erigida en el siglo XI a finales de los Campos Elíseos, ya utilizada como necrópolis durante la época romana y que se siguió utilizando como cementerio hasta la edad media, cuando se convirtió en un punto de partida para el Camino de Santiago.
 

 

El hospital psiquiátrico de Van Gogh (a la izquierda) y el famoso puente de Langlois (a la derecha)

 
Lo que yo recomendaría, es dedicar algún tiempo también a a pasearse y descubrir los lugares de algunas de las pinturas más conocidas de Van Gogh, desde el famoso café Le Soir hasta el puente Langlois, pasando por la ya desaparecida casa amarilla hasta el jardín de su hospital mental. Para guiarte por la calle, encontrarás marcas y carteles a seguir.

Si tienes tiempo libre, puede ser agradable hacer una visita a la Abadía de Mountmajour —gratuita para los menores de 26 años—, un complejo monástico que data del siglo VIII y que desde su ubicación, a pocos kilómetros al norte de Arles, garantiza una bonita vista de la ciudad y del paisaje circundante.

Maravilloso atardecer en el río

 
Para concluir al menos uno de los días en Arles, no debe dejar de hacer una buena caminata por la ribera del río y disfrutar de su maravilloso atardecer en las aguas del Ródano..

 

    Reserva Natural Nacional de La Camargue

Hábitat de cientos de diferentes especies de aves y ubicación de una de las mayores salinas de Europa, la Reserva Natural Nacional de La Camargue fue una sorpresa inesperada, pero más que bienvenida, en nuestro camino.
 

Caballos blancos y la mirada de un toro negro en el parque

 
En caso de que no hayas odio hablar nunca de él, estamos encantados de hacertelo descubrir porque si te gusta la naturaleza, los animales y la vida salvaje, es una parada ineludible durante tu estancia en Arles.

Abarca una vasta superficie, un total de 13.000 hectáreas, entre las ciudades de Arles, Port-Saint-Louis-du-Rhône y Les Saintes-Maries-de-la-Mer. Esta vez teníamos coche, así que fue fácil movernos por ahí. Sólo recuerda llenar el depósito antes de entrar, porque evidentemente no hay casi gasolineras dentro y nosotros nos arriesgamos a quedarnos sin gasolina. Otra forma más encantadora de visitar la reserva puede ser en bicicleta o eventualmente, si tienes muy poco tiempo y te gustaría echar un vistazo rápido, puedes reservar un tour organizado en la ciudad de Arles.

A orillas del lago Vaccarès

 
Para nosotros desafortunadamente, ha sido una visita bastante rápida también porque alguna parte del parque -como el Domaine de la Palissade, que nos recomendaron mucho- estaba cerrado ya que en los meses de diciembre y enero no abren. Aún así, fue muy bonito conducir a lo largo de todo el Rhône hasta la orilla del mar: 50 km de playas con cañas de pescar y pescadores en la costa. En el camino, pasamos por los estanques de sal y nos detuvimos aquí y allá constantemente para tomar fotos de los paisajes y animales. Es realmente agradable y tranquilo, especialmente durante el amanecer.

Vista de los estanques de sal al amanecer

 
Lagunas, arroceras y estanques, entre ellos el de Vaccarès que es el más grande, crean el extraordinario entorno de este pantano, uno de los más grandes de Europa. Entre sus habitantes hay algunos más característicos como los maravillosos caballos blancos de la Camarga —en los que sólo faltan un príncipe Disney encima—, los poderosos toros negros y los flamencos rosados, que llegan a esta zona durante su migración y también para reproducirse. Aunque se pueden ver flamencos y muchas otras especies de aves durante todo el año debido al abundante suministro de alimentos de la zona, el mejor período para observarlas es durante la primavera y a principios de otoño.

Los famosos flamencos de La Camargue

 
Hay muchas maneras de descubrir la reserva y las diferentes áreas del parque que vale la pena visitar, pero para obtener un primer conocimiento esencial sobre el territorio puede ser útil una parada rápida en el museo de la Camarga donde se puede leer, si sabes algo de francés, y aprender sobre la relación y evolución durante los años entre los seres humanos y la naturaleza de este lugar.

Distintos paisajes del parque: el litoral a la izquierda y un estanque a la derecha.

 
 
Sin lugar a dudas, Arles y sus alrededores nos asombraron más de lo que pensábamos y sobrepasaron mis expectativas acumuladas. Ciudad viva durante todo el año, Arles, puede ofrecer a sus visitantes una experiencia de 360º que va desde las antiguas ruinas romanas hasta las huellas dejadas por los artistas que pasaron por la ciudad. Desde las celebraciones tradicionales, como la elección de una reina anual y el festival del oro y la seda, hasta los últimos festivales y eventos culturales, como Le Rencontres Internationales de la Photographie y el festival de música Flamme des Suds.

Así que en serio, no sé a qué estáis esperando para añadir esta hermosa ciudad a vuestra lista de futuros destinos!

 

    Información práctica para visitar Arles

Es una ciudad facilmente caminable, así que sólo tienes que traer un calzado bien cómodo y con el mapa que puedes conseguir en la oficina de turismo, situada a unos pocos pasos de la plaza de la república, puedes disfrutar a tu ritmo de la ciudad.

Para acceder a los monumentos lo que sin duda recomendamos comprar es uno de los tiquets multipaso disponibles en la misma oficina de turismo, en las taquillas de cualquier atracción o incluso en Internet en la página web de la Oficina de Turismo de Arles. Hay dos opciones:

  • Pass advantage:
  • Este es el que teníamos y creemos que es muy conveniente.
    Para empezar, tiene 6 meses de validez por lo que es perfecto también si vives cerca y quieres visitar la ciudad más una vez o si planeas volver pronto.
    Su precio es realmente bueno, cuesta sólo 16 Euros — 12€ en invierno y gratis para los menores de 18 años— y te da acceso a los museos y monumentos más importantes de la ciudad: el anfiteatro, el teatro romano, el claustro de Saint-Trophime, los Baños de Constantino, los criptopórticos, los Alyscamps, el museo Réattu, el museo arqueológico de Arles y el museo de la Camarga.

  • Pass Liberté:
  • Este, por otra parte, te da la posibilidad de visitar cuatro monumentos a tu elección, el museo Réattu y otro museo también a tu elección (excepto el de la Fundación Van Gogh).
    Este pase cuesta 12 euros — 9€ durante la temporada de invierno y gratis para menores de 18 años— y su validez es de hasta un mes.

En la oficina de turismo como en la mayoría de ciudades, podrás contratar visitas guiadas para recorrer la ciudad, ya sea de lugares históricos o para seguir el rastro del paso de Van Gogh por ella. Pero si como nosotros, eres un viajero independiente al que le gusta explorar por su cuenta, podrás aprovechar más tu tiempo en Arles gracias a la ayuda de dos aplicaciones muy útiles, totalmente gratuitas de descargar en tu smartphone. Estas aplicaciones son:

  • Arles Tour: que te permite ojear restaurantes, hoteles, actividades, etc, pero la mejor parte son los paseos a pie ya planeados por la ciudad. Hay diferentes tipos de rutas: históricas, de lugares relacionados con Van Gogh, arte callejero y más. Sólo tienes que hacer clic en la que más te guste y con el GPS que te guiará, empezar a descubrir Arles.
  • Monument Tracker: perfecto para aquellos que quieren crear su tour personalizado por la ciudad. Marca los monumentos y atracciones que desees visitar, ves al mapa y la aplicación decidirá la mejor ruta para pasar por todos los lugares que hayas elegido.

 

    ¿Dónde dormir en Arles?

➡ Si como nosotros, vas al hotel sólo para dormir unas horitas por la noche, te puede interesar el lugar donde nos alojamos: el más barato que encontrarás en Arles. En Premiere Classe Arles la habitación doble y triple cuestan sólo 30 EUR / noche. En nuestro caso, cogimos una doble, y teníamos una habitación bastante grande, con una buena cama matrimonial, aire acondicionado, un televisor de pantalla plana y un pequeño baño privado. El desayuno no está incluido pero se puede tomar allí pagando un suplemento o si lo deseas puede utilizar sus microondas y dispensadores de agua caliente por tu cuenta. Está un poco fuera del centro, pero está en un lugar estupendo si viajas en coche, justo al lado de la carretera en la dirección de Nîmes-Arles-Avignon. También dispone de aparcamiento privado gratuito y, por supuesto, Wi-Fi.

➡ Si prefieres dormir más en el centro, quizás quieras ojear Maison de charme d’Arles, que cuesta alrededor de 80€/noche. No lo conocemos personalmente, pero nos dijeron que estaba muy bien —y su marca en Booking parece validarlo— y está a sólo 1 minuto andando de la plaza de la República. Este sí que tiene desayuno incluido en el precio. Poco más os puedo decir!

➡ Si te gusta alojarte en hostales para ahorrar algo de dinero, Arles es definitivamente la ciudad para no hacerlo si no estás viajando solo, ya que hay un par de ellos y en ambos el precio ronda los 20-25€/persona.

 
Así que prepárate descargando las aplicaciones, reservando tu pase y alojamiento, así una vez que llegues a Arles estarás listo para ir a explorar esta hermosa ciudad!

Leave a Reply