• en
  • es

Keur Yakaar, el hotel y restaurante que forma a jóvenes locales en el negocio del turismo

Después de haberme ido de Senegal, uno de los recuerdos más dulces que tengo de este viaje, tengo que decir que es sin duda mi estancia en Keur Yakaar, aunque cuando estaba en el avión en el camino allí todavía no tenía ni idea de lo que era en absoluto.

En lugar de comprimir rápidamente la idea en un cuantas palabras, voy a empezar diciendo que este no es un restaurante u hotel ordinario, y empezarás a darte cuenta cuando sepas que Keur Yakaar en wolof significa «la casa de la esperanza«.

 

    Estudios de turismo gratuitos para jóvenes de comunidades rurales

Su nombre se debe a que este lugar forma a jóvenes locales de entre 18 y 26 años en el negocio del turismo. La formación dura dos años, y aprenden a cocinar, a limpiar y a servir. Combinan clases teóricas y prácticas y los martes y jueves por la noche, se encargan del menú que se sirve en su restaurante. Se dividen en dos grandes grupos y uno de ellos se encarga de cocinar y el otro de servir, y a la noche siguiente cambian de tarea, para que ambos grupos puedan practicar dentro y fuera de la cocina.

Aquí el equipo de cocina y el de servicio de una de las tardes

Las clases empiezan en octubre y duran hasta julio, y los otros dos meses del año, agosto y septiembre, tienen prácticas en restaurantes y hoteles locales. Así que cuando terminan sus estudios, la mayoría de ellos tienen la experiencia suficiente para conseguir trabajo en el sector turístico, que es muy fuerte en la zona de Mbour, donde se encuentra Keur Yakaar.

Y lo mejor de todo esto es que estos chavales no tienen que pagar nada por la formación, ya que todos los gastos están cubiertos entre los beneficios del hotel y el restaurante y la ayuda de la ONG «Tourism For Help».


    El hotel y el restaurante

Encontrarás este hermoso proyecto hecho realidad en la tranquila y encantadora ciudad costera de Somone, en la zona de Petite-Côte, a sólo 15 kilómetros de Mbour.

Justo después de la entrada principal, encontrarás la recepción y la cocina al lado del bar/comedor. Hay 6 habitaciones con aire acondicionado divididas en dos edificios. Las habitaciones son muy grandes, acogedoras y todas tienen baño privado. También tienen dos puertas de entrada: una que conecta la habitación con el comedor y otra que te lleva a una pequeña terraza privada, frente a la piscina si tienes suerte.

En las zonas comunes hay una biblioteca, la oficina del director y también algunos sofás con una televisión de pantalla plana. También hay Wi-Fi gratuito que cubre todo el edificio y parte de las zonas exteriores.

En el exterior, justo detrás de este edificio principal, se encuentra la piscina con sus tumbonas. También hay un campo de deportes, la clase donde los niños tienen sus clases y un jardín vegetariano donde cultivan sus propias zanahorias, nabos, pimientos, lechugas y menta, entre otros.

¡Esto es de lo que son capaces estos chicos!

Tendrás tu desayuno de bufé libre incluido en tu estancia, y para la comida y la cena, podrás pedir desde un menú bastante variado. Piensa también en ir a probar el menú preparado por los chicos el martes y el jueves por la noche, que cuesta sólo 4.000 CFA (6€) y tendrás un entrante, un plato principal y un postre, cocinados y servidos por ellos mismos.


    Mi estancia en Keur Yakaar

Pasé unos días con ellos tomando fotos del lugar y de los estudiantes, hablando español e inglés con algunos de ellos para que pudieran mejorar su conocimiento de estos dos idiomas, y hablando mucho sobre nuestras vidas y culturas, y tengo que decir que no podría haberlo disfrutado más.

Por un lado, los estudiantes son muy amables, curiosos y están encantados de hablar contigo y, por el otro, los trabajadores son muy agradables, cuidadosos y profesionales.

Quiero agradecerles a todos haber hecho inolvidable mi corta estancia, especialmente a Salymata, Bintou y Aliou, tres trabajadores que por cierto son antiguos alumnos de Keur Yakaar, y a Emile, el responsable.

¡Despidiéndome de Saly, Aliou y Bintou!

El proyecto ha ido creciendo desde que comenzó en 2014, donde el plan de formación era mucho más corto y tenían a muchos menos alumnos, y trabajan duro cada día para mejorarlo aún más y dar a estos jóvenes locales la oportunidad de tener un trabajo en el sector del turismo. Así que si vas a Somone, aunque no te quedes allí, piensa en ir a tomar algo o a comer a Keur Yakaar y ayudar así a que este bonito proyecto siga avanzando.

Si quieres saber más sobre ellos, puedes visitar su página web o seguirlos en Facebook y Instagram.

Leave a Reply