• en
  • es

Me voy a Sri Lanka!

Pasar unos días por la Fundación Vicente Ferrer en Anantapur, una ONG dedicada al desarrollo de la región, significó tres grandes cosas para mí: La primera, y más importante, es que fue una potente bofetada de pobreza, realidad y trabajo duro por parte de la fundación. La segunda, fue que después de 2 meses y medio viajando por India pasar por allí fue cómo encontrar un oasis en el desierto.

Uno se sentía en casa pudiendo hablar con todos los trabajadores indios en español (y con algunos de ellos incluso en catalán!), comiendo pa amb tomàquet con auténtico aceite de oliva y pudiendo estar varios días sin tener que negociar el precio de la habitación o del transporte que ibas a coger. Y ya por último, me salvó de tener que pagar una buena multa cuando, semanas después, me hubiera marchado de India para continuar en Nepal con mi ruta.

 

    La importancia de conocer los detalles del visado

Lo que voy a decir ahora es de primer curso de Viajero: Cuando viajamos no sólo debemos fijarnos en si nos han concedido el visado y el tiempo que nos lo han dado, sino también los parámetros en los que éste es válido.

Hablando con otros viajeros españoles en la Fundación, me preguntaron que qué haría yo para trampear la barrera de los 90 días que me permitía el visado. Me quedé desconcertado y les dije que no creía tenerla. Al mirar el visado estaba bastante claro escrito: ‘Each stay not to exceed more than 90 days‘.

Sé lo que estáis pensando… Increíble dominio del Paint.

 

Bastante claro, verdad? Pues si bien es cierto que ni en el consulado Indio de Barcelona ni en la embajada de Madrid no me lo mencionaron, debo entonar el mea culpa porqué debería haberme fijado con detalle en el visado en el momento en el que me llegó, en lugar de ir corriendo a preparar la maleta.

 

    Buscando la solución

Bueno, me quedaban 15 días para llegar a los 90 permitidos y a partir de entonces pagaría una penalización económica importante por cada día de más que perteneciera en el país ilegalmente.

Podía recortar los estados sureños de Kerala y Tamil Nadu del plan e ir directo hacia el norte a continuar mi ruta por Nepal pero esa no era opción. Había visto demasiadas fotografías de ésos dos estados y no quería irme del país sin haberlos visto con mis propios ojos.

Mi novia, que hizo su visado en Italia, no tenía éste problema, así que decidió que me esperaría en India mientras yo entraba y salía del país para evitar así el gasto extra. El plan pues pasaba por coger un vuelo a algún país cercano, pasar unos días allí y volver pero sin perder demasiado tiempo allí o me cogería el monzón en el sudeste asiático meses más tarde.

Lo cierto es que desde el sur de India hay varias opciones muy económicas cómo Sri Lanka, Tailandia, Malasia y Singapur. De éstos, los tres últimos me dan visado gratuito por lo que pagaría sólo los vuelos, pero ya que son países que quiero visitar cuando acabe con el subcontinente indio y nos dirijamos a hacer todo el sudeste asiático, pensé que era malgastar dinero ir allí ahora y volver unos meses más tarde.

Así que…

 

    Me voy a Sri Lanka

Sí. Aunque era un país que no estaba en mis planes, según estáis leyendo ésto, estoy volando a Sri Lanka!

El visado es realmente fácil de conseguir, pues puedes hacerlo online días antes y pagar directamente las tasas (35$) con tarjeta de crédito. Estaré allí dos semanas descubriendo ésta pequeña isla, improvisando y tirando de mucha tienda de campaña viendo que hay tantas montañas y playas. Después cogeré un vuelo a Chennai para reencontrarme con mi novia, rematar la experiencia en India y continuar la aventura en Nepal.