• en
  • es

Mi ruta por el auto-proclamado país de Nagorno Karabakh

 

    Duración de la estada: 4 días.

    Período: Julio 2015.

 
¡Hora de hacer una nueva sección de blog! A partir de hoy explicaré las rutas que hago a través de los países por los que paso. En éste otro post ya explicamos que era y no era ésta pequeña república auto-proclamada del Cáucaso, pero ¿Qué hay exactamente para ver allí?

 Mapa de mi ruta a través de Nagorno Karabakh

 
Antes de empezar, hay que explicar que al ser un territorio independizado sin reconocer, los nombres de las ciudades reales no son los mismos que los nombres que aparecen en cualquier mapa político. Así que pondré los nombres cómo los llaman allí y entre paréntesis el nombre azerí, en caso de que tenerlo.
 

    Stepanakert (Xankəndi)

Empezamos la ruta por esta pequeña república en su capital, Stepanakert, que está a escasos 60 kilómetros de la frontera principal con Armenia. En ésta ciudad no hay mucho que ver, sinceramente, pero siendo que hay que pasar sí o sí para formalizar el visado no está de más echarle un vistazo.

Stepanakert, con poco más de 50.000 habitantes, es la ciudad más poblada de Nagorno Karabaj, así que ya os podéis imaginar cómo de pequeño es este país.

 
Monumento 'Tatik u Papik' (Abuela y abuelo)

Monumento ‘We Are Our Mountains’ en Stepanakert.

 
No podéis iros sin ver el memorial a los soldados caídos de la Segunda Guerra Mundial (y la posterior guerra de independencia de Karabaj) y el monumento ‘We Are Our Mountains’ que es comúnmente ‘Tatik u Papik’ (‘Abuela y abuelo’) debido a los dos ancianos esculpidos. Éste no es demasiado grande pero tiene mucho valor para los habitantes de Karabaj ya que representan las raíces del pueblo Armenio.

Cómo curiosidad decir que ésta ciudad está hermanada con San Sebastián, por lo que constantemente me preguntaban si venía de allí.

 

    Shushi (Şuşa)

Catedral Ghazanchetsots en Shushi
La vieja ciudad de Shushi se encuentra a unos 10 kilómetros de la capital. Ésta ciudad, que en gran parte fue destruida en la guerra de los 90, es pequeña pero realmente encantadora.

Uno no puede perderse caminar por el centro, el destruido y humilde antiguo barrio musulmán, hoy habitado por armenios, y descubrir Yukhari Govhar Agha, una antigua mezquita azerí. También hay que prestar especial atención a la fortaleza construida en el siglo XVIII y a la catedral de Ghazanchetsots, probablemente la más bonita del país.

 
 

    Cañón Hunot

Y llegamos a la parte natural, que con diferencia, me gustó más.

Éste canón se encuentra entre las localidades de Şuşa, Daşalti y Muxtar, y evidentemente es accesible sólo andando.

 Vista panorámica de Hunot Canyon

El canón, de 250 metros de altura, es atravesado por el río Karkar y a la izquierda de éste se encuentra el antiguo pueblo de Hunot, abandonado hace unos 100 años. A día de hoy sólo quedan algunas casas, molinos y puentes, todo medio derrumbado y cubierto por musgo de un color verde que impresiona.

Cerca del río también está la cascada llamada Mamrot Kar, comúnmente llamada Hovanots or Zontik (‘Paraguas’ en armenio) que se llama así debido a la forma de enorme paraguas que tiene, escondiendo una pequeña cueva detrás de la cascada.

 cascada paraguas en Hunot Canyon, Nagorno Karabaj

La bonita cascada del paraguas en el cañón Hunot.

 
Hay tres rutas marcadas para llegar hasta aquí. La más corta es llegando en coche hasta Muxtar y dejándolo en un aparcamiento que hay cerca del cañón. La segunda es desde Dasalti, que se puede llegar hasta allí por un sendero de unos 2 kilómetros siguiendo el río. La tercera ruta, aunque es la más larga, es de largo la mejor y más bonita. Ésta empieza en las afueras de Şuşa y se extiende durante unos 5 o 6 kilómetros, dónde tendrás unas vistas increíbles de las montañas y del propio cañón, a la vez que vas bajando la montaña hasta llegar al río. Si tenéis tiempo escoged este último, no os arrepentiréis. Y no os olvidéis de llevar el bañador y comida para hacer un picnic y echad un día completo allí!

 

    Askeran (Əsgəran), Tigranakert y Sarsang

En la localidad de Askeran, a 14 kilómetros al noreste de Stepanakert, se encuentra una antigua fortaleza que solía proteger a la ciudad de Shushi. De hecho el nombre de ‘Askeran’ significa ‘Barracas’, ya que empezó siendo un campamento militar que vigilaba desde la fortaleza y con el paso del tiempo acabó siendo un pueblo.

La fortaleza de Askeran en Nagorno Karabaj

Fortificación de Askeran.

 
Tigranakert, en la provincia de Martakert, es una ciudad actualmente en ruinas fundada hace más de 2.000 años por Tigranes el Grande, rey de Armenia en ese momento.

Lo que queda de ella es bastante poco por lo que no hay demasiado por ver actualmente, pero se continúan haciendo excavaciones y encontrando cosas nuevas, así que probablemente con el tiempo será más interesante de lo que ya es. Muy cerca está la montaña de Vankasar, dónde justo en la cima se encuentra una pequeña iglesia a la que se puede llegar andando desde Tigranakert, y que proporciona buenas vistas de ésta y del paisaje que la envuelve.

Subiendo más hacia el norte, aún en la provincia de Martakert, nos encontraremos con el lago Sarsang, que es el más grande de este pequeño país.

Vista panorámica del lago Sarsang

Vista panorámica del lago Sarsang.

 
Bonito, eh? Lo cierto es que aunque parece supernatural, el lago es artificial y se creó hace unos 30 años poniendo una presa hidroeléctrica al río Tartar. Para mí, visita obligatoria si vas de camino al noroeste de Karabaj, que es hacia dónde yo me dirigía.

 

    Dadivank (Vəng) y las aguas termales

Dadivank es el monasterio más bonito de Karabaj y de los más bonitos de toda Armenia, y se encuentra a poco más de un kilómetro andando de la carretera que lleva a la frontera noroeste con Armenia.

El templo fue destruido numerosas ocasiones por turcos, selyúcidas, árabes y persas, pero siempre fue reconstruido y actualmente es un monasterio activo de la Iglesia Apostólica Armenia. Rodeado de naturaleza, es un sitio dónde perderse unas cuantas horas sin duda.

Monasterio Dadivank en Nagorno Karabaj

Monasterio Dadivank.

 
Para acabar, debía cruzar de vuelta a Armenia y unos locales me dijeron que de camino a la frontera había unas termas con géisers que no podía irme sin ver. Por lo visto por la zona había varios de ellos pero había uno que resaltaba entre todos y siendo que debía desviarme sólo 20 kilómetros para verlo decidí sacar la cabeza. Y aunque es cierto que el agua caliente no, lo siguiente, y era agradable y tranquilo para pasar el rato, no era tan increíble.

En fin, estuve en la República de Nagorno Karabaj sólo 4 días pero fueron suficientes para ver cómo de bonito es el país y la gente que vive en él. Si tenéis la oportunidad, escaparos a verlo. Y recordad que no hay aeropuerto internacional en el país, así que deberéis entrar sí o sí por Armenia.

Disfrutad!