• en
  • es

Acampando por todos lados en Sri Lanka (Parte 2)

El otro día ya empecé a contaros cómo decidí hacer un pleno de noches sin pagar por dormir en las dos semanas que pasé por Sri Lanka. En la primera parte, ya conté cómo me lo monté en Negombo, Kandy, Ella. Vamos a continuar!

 

    Durmiendo entre peregrinos

De nuevo entre tren y bus hasta Dalhousie llegué muy tarde, pasadas las 10 de la noche y quería acampar dónde fuera para dormir ni que fuera un poco, ya que tenía que despertarme a las 2 de la madrugada para subir al pico de Adán. Empecé a caminar en dirección al pico, esperando que al salir de Dalhousie encontrara sitios sin gente y con hierba dónde pinchar la tienda. Pero nunca llegó, pues estaba todo asfaltado y con pequeños puestos de comida y bebida a cada lado. Caminé durante 40 minutos y lo único que hacía era camino hacia el pico con otros peregrinos. Y de hecho, me iba encontrando con algunos de ellos durmiendo por cualquier esquina con un poco de espacio. Así que al final vi un pequeño hueco con hierba y allí planté la tienda. Dormí un par de horas pero buenas fueron para coger fuerza y hacer el pico al día siguiente.

 

    En la misma fortaleza de Galle

Mi siguiente destinación iba a ser Galle. Cogí un bus y de camino miraba el mapa de la ciudad y pensaba en dormir en pleno centro dónde vi un gran parque. Llegué sobre las 10 de la noche de un viernes y me encontré que había un macro-concierto y estaba lleno de gente. Mirando de nuevo el mapa no parecía que hubiera playa ni parque a las afueras dónde acampar. De golpe, me encontré con dos agentes de policía y cuando les pregunté que dónde podía poner la tienda y dormir me dijeron que en cualquier parte de la misma fortaleza dónde encontrara hierba.

Acampando justo al lado del muro del casco antiguo!

 

Habría inspeccionado y encontrado un lugar bonito y resguardado pero con lo cansado que ya estaba y siendo que me dijeron que acampara dónde quisiera, así lo hice. Planté la tienda junto al muro del inicio de la fortaleza, a pocos metros del concierto, y, nuevamente, dormí cómo un señor.

 

    In the NAVY en Unawatuna

En la pequeña playa de Unawatuna fue genial también. A eso de las 8 de la noche, cuando empecé a buscar sitio dónde acampar, estaba inspeccionando una parte de la playa con césped con el frontal de luz y vino un hombre joven y me preguntó que qué hacía. Le dije que buscaba sitio dónde acampar y me dijo que ningún problema, que él era de la Armada y que tenía guardia toda la noche en la caseta que estaba justo al lado. Me ayudó a montar la tienda y al acabar, encima aún me dijo de usar su ducha dónde no sólo me lavé yo sino también la ropa que llevaba. Al salir me esperaban él y otro compañero con la cena hecha!

 

    Con los socorristas de Hikkaduwa

Al día siguiente, y después de haber pasado el día en la playa de Hikkaduwa, buscando un sitio dónde acampar me encontré con el puesto de los guardacostas. Sabiendo que también suelen hacer guardia nocturna, les pregunté si podía acampar allí al lado y me dijeron que sin problema, que pusiera la tienda en una de sus partes cubiertas porque quizás llovería. Mientras lo hacía, uno de ellos me iba hablando y preguntando cosas todo el rato sobre este largo viaje. Y me acabó invitando a cenar en un sitio a las afueras de Hikkaduwa!

A la izquierda, la tienda en la zona cubierta. A la derecha, el desayuno que me prepararon los socorristas al día siguiente!

 

Al volver me quedé dormido y a la mañana siguiente me desperté con uno de ellos ofreciéndome té y galletas para desayunar. Iba conversando con ellos hasta que vi que la toalla y el bañador que había dejado fuera secándose la noche anterior ya no estaban. Me cabreé y me dijeron que no me preocupara, que les dijera el color de las prendas, que me diera una ducha en sus instalaciones y que al salir estaría solucionado. Tal cual. Fue salir del baño y encontrarme la toalla y el bañador al lado de mi mochila. Por lo visto hay gente que vende ropa de «segunda mano» por la calle y cómo los tienen controlados les fue fácil localizar mi ropa. Después eché la mañana con ellos en el stand, bañándome y disfrutando de las tortugas gigantes que pude ver gracias a que me avisaron de dónde ir a verlas.

 

    Sólo en la kilométrica playa de Bentota

Cada día de luna llena en Sri Lanka es festivo. Pues era el de Febrero, llamado Navam Poya, y cogí el tren entre Hikkaduwa y Bentota y parecía que estuviera en India de nuevo. Había gente por todos los lados! Al llegar a Bentota me encontré con muchísima gente en la playa, pero cuanto más andaba menos gente había hasta que llegué al final, dónde había un bonito templo rodeado de árboles y vegetación.

Al lado, había un grupo de cuatro hombres tomando la tradicional bebida alcohólica Arrack y comiendo cacahuetes, que al verme me llamaron para que me uniera a ellos. Pasé un par de horas con ellos hasta que se fueron de vuelta a Colombo, pues al día siguiente todos ellos trabajaban de nuevo. Y entonces me di cuenta, estaba totalmente solo en la kilométrica playa de Bentota. Planté la tienda de campaña y bajo un cielo estrelladísimo, sin ninguna luz o ruido a mi alrededor, dormí en paz absoluta.

 

    Y cómo no, el clásico del aeropuerto

La última noche, cómo no podía fallar, la pasé durmiendo un poco en el aeropuerto y después en el avión. Llegué al aeropuerto poco después de que el sol se pusiera, y dormí lo que pude hasta las 2 de la madrugada, que me desperté para coger el vuelo una hora más tarde, y acabar de echar ahí una cabezadita en lo que volvía a India.

 

Al final, y cómo me había propuesto, hice el pleno de noches sin pagar por dormir. Un total de trece noches, nueve de ellas en la tienda de campaña, que me demostraron cómo de seguro es el país, la buena gente que vive en él y lo recomendable que es hacer acampada libre cuando se viaja por Sri Lanka.
 

2 Responses

  1. Nicolás

    me parece que estas mintiendo o tuviste demasiada micha suerte! :) :) :) ! Hace un año estoy acá, y toda la gente me a dicho que están prohibido! :( El Gobierno es re aburrido. Como no va a haber zona de acampe?
    También dicen que es peligroso, :( :( ya han matado a turistas.. :( pero nose che, yo igual soy de andar con mi carpa, pero no me e arriesgado jaja!
    Igual, gracias por la info.
    Lo que me sorprendió es ver q acampaste en el FUerte de Galle…

    1. Jajajaj mentir te aseguro que no mentí! Y suerte también dudo que fuera, porqué estando allí conocí a dos viajeros que estuvieron más de dos meses moviéndose por Sri Lanka de arriba a abajo y durmiendo en tienda de campaña cada noche y no les pasó absolutamente nada :)

      Y lo del fuerte de Galle, como explico en el post, fue por recomendación directa de la policía. Así que tranquilo que dudo que en un año y medio hayan cambiado tanto las cosas, hombre! :)

Leave a Reply