• en
  • es

Descubre el lago más antiguo de Europa: El lago Ohrid

A veces me da por mirar mapas del mundo. Lo primero que pienso es «Madre mía, mira que llevo tiempo viajando y aún parece que no haya visto nada de este enorme mundo…«. Lo segundo que me da, es por empezar a comparar tamaños de países, lagos, ríos, y me pueden pasar horas antes de que me de cuenta del rato que llevo ahí metido. Y aún hay veces que se me va del todo y acabo cogiendo el ordenador y empiezo a comparar directamente los PIBs de cada país, sus poblaciones, puntos más altos, etc. Frikismo nivel extremo, lo sé.

Mirando un mapa geopolítico del viejo continente, lo cierto es que el lago Ohrid no será el primero en el que te fijes. No, no es tan largo como el conocido lago Balaton (Hungría), ni tampoco es ni de lejos tan grande cómo el Ládoga (Rusia), pero tiene una particularidad que nadie le podrá quitar: no sólo es el lago más antiguo de Europa, sino que comparte el privilegio de ser uno de los más antiguos del mundo junto a los lagos Titicaca (entre Perú y Bolivia) y Baikal (Rusia).

 

    Sepamos un poco más de él

El lago Ohrid, llamado más formalmente Ocrida en español, se encuentra en la Europa suroriental, haciendo frontera natural a día de hoy entre la República de Macedonia y Albania. Es el lago más profundo de la península de los Balcanes y con más de 3 millones de años de vida y gracias a dicha profundidad, pudo sobrevivir a la Era Glacial junto a la mayoría de especies que habitaban en él. Por ésta razón en muchas ocasiones se le llama ‘El museo de fósiles vivientes‘.

Entró a formar parte de la lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en 1979, cosa que le dio un merecido reconocimiento mundial no sólo al lago sino también a la región en general, que empezó a aparecer cómo destino a visitar en los mapas turísticos de Europa del este y del sur, a beneficio de ambos países.

 

    ¿Desde dónde y cuando visitar el lago?

La mejor época del año para visitar el lago Ohrid es entre abril y octubre, pero aún siendo éstos los meses con más sol y calor, probablemente no te salvarás de alguna que otra lluvia inesperada. Si te apetece podrás hacer snorkel en sus limpias aguas, o lo que es más típico, coger un barco e ir hasta St Naum, el último pueblo macedonio antes de la frontera. Si lo vuestro no es meteros tanto dentro del agua, podréis disfrutar de largos recorridos a pie o en bicicleta por la orilla y también de las pequeñas playas naturales que hay entre pueblecitos.

En mi caso, he visitado éste lago en dos ocasiones. La primera, por el lado albano, desde las localidades de Pogradec y Lin en verano de 2014. Y la segunda, en Abril de 2015 ya inmerso en ésta aventura y por el lado macedonio, en Struga y Ohrid, ciudad que le da el nombre al lago. Lo hagas por dónde lo hagas, lo cierto es que las vistas del lago, su tranquila agua cristalina y las verdes montañas que le rodean son increíbles. Aún así, si tenéis que escoger una de ellas, sin duda debería ser la mágica ciudad de Ohrid, que tiene muchísimo que ofrecer aparte del lago, pero ya hablaremos de ella en otra entrada! :)

Leave a Reply