• en
  • es

¿Dónde comprar y cómo activar una tarjeta SIM en Irán?

Con un país tan grande como es Irán, con 30 días por delante como teníamos para disfrutarlo y con la idea de hacerlo entero a dedo y con tienda de campaña, teníamos claro que teníamos que comprar una tarjeta SIM para poder estar conectados siempre que quisiéramos. Lo hablamos con nuestro Couchsurfer de Teherán y nos recomendó Irancell, la que él tenía. Como buen Iraní, no habíamos acabado de hablar que ya se estaba poniendo la chaqueta para decirnos ‘venga vamos, que voy a comprarla con vosotros’.

 

    Comprando tu tarjeta SIM

Puedes comprar tu tarjeta SIM en cualquiera de las tiendas oficiales de la compañía o en las típicas tiendas de móviles que tienen tarjetas de todas las compañías.

En mi caso, fue diferente porqué llegamos por Nowruz (el año nuevo persa) y todas las tiendas oficiales estaban cerradas y lo estarían durante las dos siguientes semanas, por lo que las pequeñas tiendas que las tenían todas se tomaron la libertad de subir un poco los precios.

Por lo general, una tarjeta SIM cuesta unos dos o tres dólares pero a nosotros nos acabó costando 15.000 toman (4 USD) más 5.000 toman (1.5 USD) para la activación, que si la haces desde la misma tienda oficial te la hacen gratuitamente.

Con la compra de esta tarjeta nos venían 2.500 toman (0,7 USD) en llamadas nacionales y un 1GB de 4G.

 

    Activando la tarjeta

Para activar la tarjeta SIM que acabes de adquirir, lo único que deberás hacer será rellenar un papel con tus datos personales y dar el pasaporte para que hagan una fotocopia de tu visado.

Una vez hecho esto, tendrás que esperar entre 24 y 48 horas para tener la tarjeta dada de alta y funcionando.

No metas la tarjeta SIM en tu teléfono hasta que no esté activada! Y entonces, ¿Como sabrás si la tarjeta está activada si no puedes meterla en el teléfono para comprobarlo? Fácil: llamando des de otro teléfono a tu nuevo número. Si te dicen que ese número de teléfono no existe, es que sigue inactiva. Si te dicen que está apagado o fuera de cobertura, es que ya puedes ponerlo en tu teléfono y empezar a utilizarlo!

 

    Cómo recargar saldo para llamadas e Internet

Puedes comprar saldo en muchas de las pequeñas tiendas de móviles que te encontrarás por todos lados en cualquier ciudad o pueblo medianamente grande.

Si tienes una tarjeta de crédito iraní, que imagino que no, puedes recargar el teléfono directamente por código. Así que lo que puedes hacer si no encuentras ninguna tienda abierta en el sitio que estés, es pedirle a un local que te recargue el móvil y pagarle el recargo. Y cuando vayas a pagarle, aunque te diga varias veces que no quiere el dinero, insiste. Es tarof, pero de eso hablaremos mejor en otro post.

 

    Importante: acuérdate de activar el paquete de datos!

Para consumir datos 4G tienes que entender que hay dos maneras de hacerlo. O consumiendo y gastando a tanto por MB, que sale carísimo, o contratando un paquete de datos.

Para contratar un paquete de datos tienes que tener el mínimo de saldo que cueste ese paquete. En el caso de querer contratar 1 GB, tienes que tener o recargar 3.500 toman (1USD) y escribir y mandar el código «*555*5*3*5#». Eso te devolverá un pop-up, donde deberás escribir «1» y mandarlo, y te volverá a preguntar otra cosa, que deberás responder con un «2». No tengo ni idea de qué pregunta, ya que lo hace en persa, pero es así.

En nuestro caso, al contratar la tarifa nos dijeron que venía 1GB de paquete de datos y que nos lo activarían ellos mismos al tener la SIM activa, pero se debieron olvidar porqué cuando llevábamos unos 500MB se había comido ya todo el saldo. Así que muy importante, si quieres darle caña a los datos móviles, contrata siempre un pack de Internet.

 

    Mi experiencia utilizándola

Después de haberlo utilizado durante un mes en todo tipo de sitios puedo decir que me quedo con una sensación un poco agridulce.

Cuando estábamos en grandes ciudades, teníamos cobertura total e Internet iba ciertamente como un rayo, muchas veces más rápido que los mismas redes Wi-Fi a las que nos conectamos. Cuando viajábamos entre ciudades solíamos tener cobertura telefónica pero la conexión por lo general solía ser bastante lenta. En pueblos más pequeños como por ejemplo Abyaneh, que se encuentra entre montañas, teníamos poca cobertura e Internet iba bastante lento. Pero vaya, que aun funcionaba para utilizar el WhatsApp y consultar algunas cosas.

Sin embargo, ya en la perdida (e increíble) isla de Hormuz, casi nunca teníamos conexión y cuando la teníamos era muy intermitente. Finalmente, en el desierto de Maranjab no teníamos ningún tipo de cobertura (aunque nos dijeron que los que tenían tarjeta de la compañía TCI sí que tenían cobertura total).

Así que para acabar, te voy a decir que antes de comprarla pienses en qué ruta harás más o menos y cuanto quiénes utilizarla. Por ejemplo, si planeas hacer la ruta de las ciudades más típicas y quieres estar conectado en los desplazamientos, te la recomiendo. Si quieres hacer una ruta por sitios más pequeños y tener conexión de vez en cuando para dar señales de vida también. Sin embargo, si quieres ir a sitios más pequeños y darle bastante caña a los datos móviles, como era un poco nuestro caso, quizás no te lo recomiendo tanto ya que nosotros a veces acabamos perdiendo más tiempo (y batería!) esperando a que se conectase que no utilizándolos.