• en
  • es

Nuestra experiencia autoestopeando en Palestina

Cada vez que me preguntan por toda esta gran aventura que está cerca de cumplir los dos años desde su inicio, después de soltar el chorro de países por los que he pasado, y sabiendo que en la gran mayoría de ellos el autoestop ha estado el único medio de transporte que he utilizado todos me acaban haciendo la misma pregunta: «Palestina, tío? Estás loco?».

Y acto seguido viene el «A ver, cuenta cuenta… ¿¡Como fue!?«.

Así que aquí tenéis el report de nuestra experiencia haciendo dedo por Palestina, que tuvimos el placer de visitar en Mayo de 2015.
 

    La experiencia en números

      – Kilómetros hechos: 220 km
      – Número de vehículos: 15
      – Días autoestopeando: 4
      – Media distancia / coche: 14,6 km
      – Media distancia / día: 55 km

 

    Cómo lo vivimos

Cómo podréis ver en los números, no tuvimos demasiado tiempo para Palestina, ya que en Jordania visitamos a unos amigos y acabamos pasando allí más días de la cuenta, así que nos quedaron menos para Palestina. Veréis también que, a diferencia de los otros reports de autoestop, de este país no tengo el tiempo total en minutos que pasamos haciendo dedo, porqué en esos momentos aún no lo medía. Aún así, los tiempos de espera fueron realmente cortos, menos de 5 minutos por cada coche, y eso que hacíamos autoestop incluso dentro de pueblos y ciudades!

 
Dicho ésto, podemos empezar diciendo que las infraestructuras y los coches que encontrarás en ellas no son los mejores ni mucho menos, pero ya que el país es realmente pequeño, no tardarás demasiado en ir de un lado a otro.

En nuestro caso, la gente que nos recogió se portó muy muy bien con nosotros. Cómo solemos hacer, y más al llegar a un país nuevo, siempre dejábamos bien claro al parar un coche que no queríamos un taxi, sino ir con ellos en caso de que fuéramos en la misma dirección. Y ellos hasta se ofendían diciéndonos que sólo querían ayudar y que no esperaban ningún tipo de intercambio económico.

 
Durante los trayectos, siempre nos acababan preguntando lo mismo y era que qué demonios hacíamos allí, qué nos parecía Palestina y si los locales se estaban portando bien con nosotros. Veréis que se alegran mucho al ver que muestras interés por su tierra y les encanta que tengas una buena opinión acerca de ella y de sus habitantes.

Más de una vez, y aunque por educación digas que no, acabarás invitado a sus casas, a conocer a sus familias y a tomar un café o hasta comer! Es muy divertido porqué, cual atracción turística, verás que la gente del pueblo irá llegando, te irá saludando, se sacará fotos contigo y hasta te pedirá si te puede agregar al Facebook.

 
Dejando de lado la población más joven, la gran mayoría de gente, y más cuando sales de ciudades grandes, no hablan nada de inglés. Pero le echan muchas, muchas ganas. Y cómo ya sabéis, con eso suele bastar siempre para entenderse.

Antes de llegar a Palestina, habíamos estado leyendo por Internet y se decía que ya que el autoestop no es una práctica común para ellos, al salir de las grandes ciudades era recomendable coger buses. Pero la verdad, es que nunca nos hizo falta. Desde el desplazamiento más corto hasta el más largo, lo hicimos siempre a dedo y sin ningún problema.

 
Para acabar, veréis que no querrán entrar en ningún tipo de discusión política. En lugar de hablarte de como viven o como les afecta la ocupación israelí, preferirán decirte cualquier cosa, como en mi caso que les encanta el Fútbol Club Barcelona y Messi, al saber que soy de aquí.

 

    Controles Israelís

Cuando viajes por Palestina o quieras cruzar a Israel o a Jordania, debes saber que siempre encontrarás militares Israelís, que te preguntarán qué haces, dónde vas y si lo consideran oportuno, te retendrán.

Para empezar, al cruzar desde Israel a Palestina, verás que hay un checkpoint. Normalmente, la gente ni baja del coche, miran la documentación de los conductores y los acompañantes y les dejan pasar. Si vas a dedo, y más con un coche palestino, lo más probable es que te dejen antes de cruzar la frontera y te recojan al haberla pasado ya, para así evitarse problemas.

Uno de los checkpoints entre Israel y Palestina.

 
Para cruzar el mismo checkpoint pero en sentido contrario, es decir, de Palestina a Israel, sí que suelen detener a todos los coches y fijarse más en qué se lleva en el coche, porqué se entra en Israel, etc. Por lo que aquí seguro que te van a dejar justo al llegar a la frontera, para que la cruces andando.

Cuando estés viajando a través de Cisjordania, verás que te encontrarás también de vez en cuando controles militares israelíes. En este caso en principio, no tendrás ni que salir del coche. Eso sí, probablemente el soldado de turno te hará unas cuantas preguntas sobre qué haces metido en un coche palestino, de qué os conocéis y a donde vais.

A la izquierda, un cartel a la entrada de una Area A y a la derecha uno de los tantos graffitis en el muro de la verguenza.

 
Si queréis ir más rápido, podéis utilizar las carreteras para sólo colones. Nos dijeron que al ser sólo para ellos, y tener muchos mejores coches, podríamos cruzar el país mucho más rápido. Nosotros no lo utilizamos porqué para empezar, ya habíamos estado haciendo autoestop en Israel, y porqué el hecho de que el color de tu matrícula te permita o no acceder a una carretera sinceramente nos pareció una conducta de lo más racista.

 

    ¿Cuando volvemos?

En definitiva, que la experiencia no pudo haber ido mejor. Fueron pocos días pero muy intensos. Y no hace ni falta decir que siempre estuvimos seguros, bien cuidados y que nunca nos sentimos en peligro.

Para acabar y resumir la experiencia, hacer autoestop en Palestina es tardar dos horas para hacer un trayecto de media hora. Y os preguntareis nuevamente si es por las largas esperas en la carretera o porqué los coches van muy lentos, pero no, es porqué la gente no parará de venir a ti, a preguntarte cosas, a hacerse fotos o a simplemente sentarse a tu lado y sonreírte. Así que si eres el tipo de persona que le encanta pasar tiempo con locales, ya sabes qué hacer durante tu viaje a Palestina!

 

Leave a Reply