• en
  • es

El mejor amanecer que he visto en mi vida: el Pico de Adán

Haber subido al pico de Adán es sin duda la experiencia en mayúsculas que me llevo de mi paso por la isla de Sri Lanka. No sólo por las bonitas vistas que proporciona, ni por el increíble amanecer, sino también por el significado religioso que le dan los locales.

 

    ¿Y por qué es este pico tan especial?

El pico de Adán (o Sri Pada, cómo se llama realmente) con 2.243 metros de altitud es el segundo pico más alto de la isla y tiene un significado muy especial para los esrilanqueses porqué consideran que es donde Buda puso su pie en su tercer paso por la isla, dejando así una gigante huella en la cima.

No sólo es importante para los budistas sino también para los hindúes, que creen que la huella es de Shiva y para musulmanes y cristianos que creen que la huella es de Adán, cuando fue expulsado del Edén.

Hay hasta seis senderos para subir a la cima, pero el más conocido y realizado, es el que yo hice y explicaré a continuación.

 

    Cómo llegar

Hatton es la estación de tren más próxima a la montaña, y se puede acceder a ella fácilmente desde Colombo o Kandy. Una vez allí debéis ir a Dalhousie (o Nallathanniya) y para ello podéis coger o un bus que cuesta tan sólo 70 rupias o un tuktuk que te pedirán entre 500-1.500 rupias depende de la cara de turista rico que tengas. Supongo que no hace falta decir que a mi me pidieron sólo 500 rupias. Y tampoco hará falta decir que cogí el bus.

El trayecto, aún ser de pocos kilómetros, dura una hora y es bastante bonito. Cuando llegues, sea la hora que sea, encontrarás por todos lados tiendas abiertas y gente empezando a hacer el camino.

 

    Peregrinaje

La época de peregrinaje empieza a finales de diciembre y dura hasta la llegada del monzón al sudeste de la isla, entre abril y mayo.

Mientras que en las guías suelen recomendar hacerlo en temporada de no peregrinaje, para mí, uno de los puntos fuertes de la experiencia fue compartirla con miles de locales que peregrinaban al pico.

Podías ver no sólo a gente joven subiendo, sino a ancianos de 90 años dejándose la vida para llegar arriba, a madres con bebés de pocos meses en brazos y hasta a niños de pocos años caminando cómo campeones sin quejarse, con la única meta en mente de llegar arriba, tocar la campana y rezar en el templo mientras salía el sol a sus espaldas.

 

    Mi experiencia subiendo

Llegué pasadas las 10 de la noche a Dalhousie y busqué un sitio para acampar. Si se quiere llegar a tiempo para ver la salida del sol, se recomienda empezar desde Dalhousie a las 2 de la madrugada, pero siendo que caminé unos cuarenta minutos en la dirección del pico buscando un sitio para poner la tienda, me permití empezar cuarenta minutos más tarde al día siguiente, empezando así a las 2.40.

A la izquierda, una local admirando el bello amanecer. A la derecha, la campana que hay que hacer sonar al llegar a la cima.

 

Llevaba la mochila con todo encima y después de los primeros 15 minutos andando ya estaba muerto, así que hablé con uno de los tenderos y le dejé allí mi mochila, llevándome sólo una mochilita con un poco de comida, agua y una sudadera. Continué el camino de los varios miles de peldaños y no había manera. Al ir sólo, ser totalmente de noche, llevar el móvil descargado (por lo que no podía tirar de música motivacional!), no tenía otra cosa en la que pensar subiendo que en qué hora era, si iba bien de tiempo, lo cansado que estaba y que quizás habría sido mejor quedarme durmiendo en la tienda de campaña.

Teniendo claro que de ésta manera seguro no llegaría arriba, decidí hacer una especie de juego y consistía simplemente en subir cien peldaños sin parar y entonces descansar. Después de unos minutos volver a la carga a intentar hacer esta vez doscientos peldaños sin descansar. Luego trescientos. Sin darme cuenta fácilmente hice una de las veces ya 600/700 sin parar, y para acabar, en una de las rondas llevando exactamente 1.358 pasos sin parar había llegado a la cima! Y aún con tiempo, pues no eran ni las 5 de la madrugada. Tuve tiempo de darme una vuelta arriba, ver el pequeño templo, y buscar un buen sitio para la salida de sol, que no llegaría hasta una hora más tarde.

panorama-sri-pada

Aunque estés cansado una vez arriba, piensa que éstas maravillosas vistas te acompañarán en el camino de bajada!

 

    Consejos rápidos para la caminata

    + Lleva agua y provisiones.
    + Calzado cómodo.
    + Sal con tiempo.
    + Una vez arriba, coge un buen sitio para la salida del sol.
    + Lleva contigo ropa seca para cambiarte arriba. Cuando llegues a la cima estarás sudado y hará frío. Mucho frío!
    + Por último y no por ello menos importante, llévate una buena cámara para inmortalizar tan increíble momento.

 

Leave a Reply